image



Importante:

¡ NO SE DEJE ENGAÑAR ! , la persona que elabora su dentadura es un Protésico dental no un dentista.



  • gallery thumbnail



Información  útil
Aclaraciones y respuestas a preguntas que son necesarias conocer sobre la prótesis dental y su elaboración

1.- COMUNICADO DEL COLEGIO PROFESIONAL DE PROTESICOS DENTALES DE LA COMUNIDAD DE MADRID ANTE LAS DECLARACIONES DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS DE ODONTOLOGOS DON ALFONSO VILLA VIGIL PUBLICADOS EN ABC DE 7 DE MARZO DE 2012, LA GACETA DE 16 DE JUNIO DE 2012 Y DIFERENTES RESEŃAS EN OTROS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

1º Parecen totalmente desafortunadas, alarmistas y no ajustadas a la Ley las expresiones de Don Alfonso Villa Vigil al expresar que “un protésico dental que interviene en la boca es un peligro para el paciente” (ABC 7 de marzo de 2012) y que “Cualquier intervención de un protésico dental en la boca de un paciente constituiría la infracción tipificada por el Código Penal como intrusismo profesional (La Gaceta 16 de junio de 2012)

Omite que existen diversos tipos de intervención en boca y que el protésico dental si que puede intervenir técnicamente aunque no desde el punto de vista clínico.

En la boca del paciente se puede intervenir con finalidad clínica, terapéutica o de diagnostico y desde dichas perspectivas solamente esta facultado el odontólogo o dentista. Sin embargo también se puede intervenir por el protésico dental que este en posesión de una prescripción facultativa con finalidades técnicas como por ejemplo toma y comprobación de colores, comprobación técnica de la adecuación de lo fabricado con lo prescrito por el odontólogo, análisis de posibles problemas del diseño, prueba de dientes, etc.

¿Cuántas veces ocurre que un odontólogo o dentista tiene que pedir ayuda y colaboración a un protésico dental porque no detecta que es lo que ocurre en la boca de un paciente con la prótesis?

La Ley 10/1986, de 17 de marzo, sobre odontólogos y otros profesionales relacionados con la salud dental en su artículo 2º establece:
“1. Se reconoce la profesión de protésico dental, con el correspondiente título de formación profesional de segundo grado, (Actualmente Titulo de Técnico Superior en Prótesis Dental o habilitados por las correspondientes Autoridades Administrativas) cuyo ámbito de actuaciones se extiende al diseño, preparación, elaboración, fabricación y reparación de prótesis dentales, mediante la utilización de los productos, materiales, técnicas y procedimientos conforme a las indicaciones y prescripciones de los médicos estomatólogos u odontólogos.
2. Los protésicos dentales tendrán plena capacidad y responsabilidad respecto de las prótesis que elaboren o suministren y de los centros, instalaciones o laboratorios correspondientes.
3. Los laboratorios de prótesis dentales deberán ser dirigidos autónomamente por los protésicos que se hallen en posesión del título de formación profesional de segundo grado”.
El apartado 2 del mencionado artículo confiere a los protésicos dentales la plena capacidad y responsabilidad respecto a las prótesis que elaboren o suministren y esa plena capacidad implica que una vez que el protésico dental tiene la correspondiente prescripción “Puede realizar por si mismo todos los actos técnicos necesarios para el correcto diseño, preparación, elaboración, fabricación o reparación de la prótesis incluyendo el análisis de la boca del paciente, no a efectos clínicos o de prevención, diagnostico o tratamiento, cuestiones que son competencia del dentista, si no para la solución de problemas técnicos que se refieran a la competencia del protésico y que ya hemos reseñado.

De no ser así no tendría sentido que la Ley 10/86 confiera plena capacidad y responsabilidad a los protésicos sobre la prótesis que tienen que diseñar, preparar, elaborar, fabricar o reparar.

En consonancia con lo anterior la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de fecha 29 de octubre de 2008, dictada por su Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Octava, en el Recurso 373/2006, confirmada por la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección cuarta de fecha 8 de octubre de 2010, recalca la Independencia del protésico dental con referencia al odontólogo o dentista y así en su fundamento de derecho tercero el Tribunal establecía y reforzaba la independencia profesional del protésico dental con respecto al odontólogo la cual tan solo queda supeditada al diagnostico o prescripción del facultativo, dejando claro que el protésico dental es un profesional plenamente capaz, responsable e independiente.

En definitiva no existe una supeditación del protésico al odontólogo, pues ambas profesiones son independientes entre si y la única limitación del protésico para desarrollar su labor es tener la correspondiente prescripción facultativa.

2º.- La manifestación de Don Alfonso Villa Vigil “Una prótesis tal y como sale del laboratorio de fabricación no es un producto listo para su utilización. Además de no estar exenta de patogenicida puede provocar la rotura o perdida de dientes sanos, disminuir la movilidad articular, generar dolor, artropatía, sordera, ruidos en los oídos, vértigo o incluso heridas que si no se tratan adecuadamente pueden generar en cáncer.” Constituye otra de las desinformaciones dirigidas a la opinión publica para desprestigiar la labor de los protésicos dentales a las que se esta sometiendo (ABC 7 de marzo de 2012 y parcialmente La Gaceta 16 de junio de 2012).

Frente a lo anterior hemos de manifestar que las prótesis dentales, como productos sanitarios a medida salen de los laboratorios totalmente adaptadas al paciente y bajo condiciones sanitarias e higiénicas estrictas pues no solamente son desinfectadas si no que se envasan y etiquetan manteniéndolas sin gérmenes patógenos. Otra cuestión distinta es su manipulación en las clínicas dentales. Por otra parte tampoco resulta ser cierto que en los laboratorios de prótesis dental exista una contaminación ambiental que impida que los pacientes acudan a los mismos pues la reglamentación técnico sanitaria de los laboratorios impide tal situación y por otra parte los pacientes-clientes no son recibidos en las salas de fabricación.

La exposición de motivos de la Ley 10/1986, de 17 de marzo, sobre odontólogos y otros profesionales relacionados con la salud dental establece: “La confirmación y desarrollo de la profesión de protésico dental, con una formación profesional de segundo grado, responde a la conveniencia de tener debidamente configuradas sus actividades dentro del ámbito sanitario, con plenitud de funciones y responsabilidades en cuanto al material, elaboración, adaptación de acuerdo con las indicaciones de los estomatólogos u odontólogos”.

En definitiva las prótesis dentales salen de los laboratorios adaptadas al cliente-paciente y desinfectadas. Otra cuestión distinta y que omite el Sr. Villa Vigil, es que los fallos de las prótesis dentales y que, pueden producir los defectos y perjuicios reseñados se deben en muchas ocasiones a defectos en las prescripciones de los dentistas y defectos en las tomas de medidas efectuadas por los mismos.

3º Ante la pregunta de si ¿un paciente puede comprar directamente su prótesis al protésico que la fabrica? (La Gaceta, 16 de junio de 2012), el Sr. Villa Vigil responde “Rotundamente, no”; y ante la pregunta ¿pueden los pacientes elegir a los protésicos? (ABC 7 de marzo de 2012), el Sr. Villa Vigil responde: “No, solo proponerlos”.

Tratamos estas dos cuestiones juntas por estar íntimamente ligadas y tenemos que manifestar en primer lugar que precisamente al Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos, presidido por el Sr. Villa Vigil le ha sido incoado por La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) un expediente sancionador, por posibles prácticas restrictivas de la competencia que limitan la facultad de los profesionales protésicos dentales de poder ser elegidos libremente por parte de los pacientes. De esta forma se podría estar infringiendo así la Ley de Defensa de la Competencia.

Dicho expediente sancionador se inicio a mediados del año 2011 y aun se esta tramitando.

En concreto, la Dirección de Investigación de la CNC alerta de que podría estar realizando “actuaciones y manifestaciones que limitan la facultad de los profesionales sanitarios protésicos dentales de poder ser elegidos libremente por parte de los pacientes”, obstaculizando su acceso al mercado.

En consonancia con lo anterior las Sentencias ya reseñadas del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de fecha 29 de octubre de 2008, dictada por su Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Octava, en el Recurso 373/2006, confirmada por la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección cuarta de fecha 8 de octubre de 2010, vienen a establecer también que el protésico dental, dentro del ámbito de la libertad de empresa que regula el articulo 38 de la Constitución puede trabajar de manera independiente al odontólogo, sin vinculación económica al mismo, aunque lo deba realizar siguiendo su diagnostico o prescripción y lo que es mas importante aun, que el “paciente puede elegir a un protésico dental que no tenga vinculaciones económicas con el odontólogo que realiza la labor clínica”. Dichas Sentencias equiparan el no informar a los pacientes en dicho sentido y privarles de la elección de protésico a la situación de que una receta fuera enviada directamente por el facultativo a la farmacia lo que constituiría una asociación ilícita incurriéndose en una infracción grave.

Por otra parte en el Real Decreto 1718/2010, de 17 de diciembre, sobre Receta Medica no sólo se concreta que para la elaboración de prótesis dentales es necesaria receta o prescripción médica, si no que se añade el carácter de OBLIGATORIEDAD de dispensación de la misma si procede médicamente, al paciente/usuario.

Ya sean odontólogos o médicos estomatólogos, privados o de la seguridad social, si el paciente es apto para llevar una prótesis dental, del tipo que estime el facultativo, es OBLIGADO y un DERECHO del paciente el recibir la prescripción facultativa o receta médica.

Si a todo lo anterior añadimos que según el articulo 24.1 del Real Decreto 1591/2009, de 16 de octubre, por el que se regulan los productos sanitarios, solamente permite la puesta en el mercado de productos sanitarios a medida a los fabricantes que lo comuniquen a la Agencia Española del Medicamento, ello implica de una manera rotunda que las clínicas dentales o dentistas no pueden comercializar, distribuir ni poner en el mercado dichos productos, lo que solamente podrán hacer los fabricantes por lo que se reafirma y refuerza la idea de que los Protesicos dentales pueden contratar y entregar las prótesis dentales directamente a los pacientes.

En efecto la prescripción ha de ser entregada al paciente y no al protésico que elija el odontólogo y es un derecho del paciente dicha elección. Debido a lo anterior, si el paciente es a la persona que hay que entregarle la prescripción, este pude con la misma contratar su prótesis directamente con el protésico que desee.

En definitiva, la táctica del Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos ha sido siempre y es estigmatizar al protésico dental con el calificativo de intruso para impedir que los pacientes puedan contratarlos directamente. Se intenta convencer a la sociedad que cualquier acto de un protésico dental en la boca del paciente es sinónimo de intrusismo y esto no es así como ya hemos dejado expuesto.

En realidad lo que se pretende es mantener siempre alejado al paciente del protésico para que no averigüe jamás cual es el costo real del producto sanitario porque ello conllevaría que los pacientes conocieran lo que les cobra realmente el odontólogo por su tiempo y trabajo, cuestión que no interesa a los dentistas.

Estimamos que lo que subyace en el fondo de las declaraciones del representante del Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos, es la intención de alarmar al ciudadano para que se mantenga alejado del protésico dental, no pueda elegir al mismo y el odontólogo pueda seguir controlando quien fabrica y al precio que marque, en vez de que sea el paciente el que escoja el protésico que desee.

Madrid a 4 de julio de 2012

La Junta de Gobierno del Ilustre Colegio Profesional de Protésicos Dentales de la Comunidad de Madrid.
 

2.- SOLO UN PROTÉSICO DENTAL O UN LABORATORIO DIRIGIDO POR DICHO PROFESIONAL TIENE COMPETENCIA LEGAL Y PREPARACIÓN ACADÉMICA PARA FABRICAR LAS PRÓTESIS DENTALES

La Ley10/86, en su articulo 2, establece las competencias profesionales del protésico dental que son,  el diseño, preparación, elaboración, fabricación y reparación de prótesis dentales y aunque no puede ni debe realizar las labores clínicas de los dentistas, puede y debe tener relación con el cliente usuario de prótesis dentales en lo referente a diversos aspectos como son, el coste real de fabricación de la prótesis, la facturación del producto sanitario y aquellos actos que considere necesarios para un correcto diseño y elaboración de la prótesis dental, una vez que se hallan con la correspondiente prescripción del dentista que es el único requisito establecido por Ley para su actuación. Con la correspondiente prescripción el protésico dental puede realizar todo lo que esta dentro de su campo, motivo por el cual no hay ningún inconveniente en que tenga contacto con el usuario para todas aquellas cuestiones que afectan a su labor. El dentista, aunque es un valioso profesional, no puede intervenir ni lucrarse en las cuestiones de fabricación del producto sanitario. Seria si como un oftalmólogo vendiese las gafas o un medico las medicinas.

3.- LOS PROTÉSICOS DENTALES SON FABRICANTES DEL PRODUCTO SANITARIO "PRÓTESIS DENTAL", Y UNA VEZ QUE TIENEN LA PRESCRIPCIÓN CORRESPONDIENTE SON PROFESIONALES AUTÓNOMOS E INDEPENDIENTES DEL DENTISTA

Resulta falsa la interpretación de dependencia constante y continua del protésico dental con respecto al dentista, y eso es precisamente lo que se intenta difundir erróneamente frente a la población
La Ley 10/1986, que reconoce y regula la profesión del Protésico Dental en su articulo 2 establece textualmente: “1. Se reconoce la profesión de protésico dental, con el correspondiente título de formación profesional de segundo grado, cuyo ámbito de actuaciones se extiende al diseño, preparación, elaboración, fabricación y reparación de prótesis dentales, mediante la utilización de los productos, materiales, técnicas y procedimientos conforme a las indicaciones y prescripciones de los médicos estomatólogos u odontólogos.

2. Los protésicos dentales tendrán plena capacidad y responsabilidad respecto de las prótesis que elaboren o suministren y de los centros, instalaciones o laboratorios correspondientes.

3. Los laboratorios de prótesis dentales deberán ser dirigidos autónomamente por los protésicos que se hallen en posesión del título de formación profesional de segundo grado.”

Resulta patente y notorio que el párrafo 2 de dicho articulo establece que los Protésicos Dentales “TENDRAN PLENA CAPACIDAD Y RESPONSABILIDAD RESPECTO A LAS PROTESIS QUE SUMINISTREN Y DE LOS CENTROS, INSTALACIONES O LABORATORIOS CORRESPONDIENTES”

Tener plena capacidad y responsabilidad respecto de las prótesis y sus laboratorios es lo mismo que ser independientes en su trabajo. Lo único que requieren los protésicos dentales  es una prescripción  del dentista y a partir de ese momento se despliega toda su independencia profesional.

Con fecha 29 de octubre de 2008 se ha dictado Sentencia por la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid, sección octava, en el Recurso Contencioso Administrativo que este Colegio interpuso contra la Orden92/2006, de 1 de febrero de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid.  Dicha Sentencia  parte del principio de  la libertad, independencia y plena capacidad del Protésico Dental y por ende su plena facultad para expedir su factura directamente al paciente.

4.- PUEDEN PRESCRIBIR LAS PRÓTESIS DENTALES LOS ODONTÓLOGOS, LOS CIRUJANOS MAXILOFACIALES Y LOS MÉDICOS ESTOMATÓLOGOS, YA SEAN DE LA SEGURIDAD SOCIAL O NO

 La prescripción de la Prótesis Dental, pese al intento de alguna institución de los odontólogos, de que solamente pueda ser hecha por un dentista privado, no encuentra ninguna restricción legal para que pueda ser realizada por los especialistas correspondientes de la seguridad social. Dicha idea es un intento de reservar a los facultativos privados los ingresos por la prescripción y control clínico de las prótesis dentales.

5.- LAS PRESCRIPCIONES, SÍ SON RECETAS. PUEDEN SER MÁS O MENOS PRECISAS O COMPLEJAS PERO EN DEFINITIVA RECETAN LA REALIZACIÓN DE UNA PRÓTESIS DENTAL, ES DECIR, UN PRODUCTO SANITARIO

Las Prescripciones de productos sanitarios que extiendan los Odontólogos o Médicos Estomatólogos y, por tanto las referidas a las Prótesis Dentales, de conformidad a lo establecido en el articulo segundo, apartado 1 de la Ley10/86 de 17 de Marzo deberán en todo caso cumplir los requisitos mínimos especificados en elReal Decreto 1910/1984, de 26 de septiembre, que regula las características de la receta medica, según establece el articulo 1 del Real Decreto 1594/94.

 

 

De la normativa indicada se desprende que los requisitos que con carácter inexcusable debe contener la prescripción son los siguientes:

-         Nombre y apellidos del Odontólogo o el Facultativo prescriptor.

-         Dirección y localidad donde ejerce su actividad

-         Numero de Colegiado.

-         Fecha de la prescripción y firma del mismo.

-         Indicaciones claras del tipo de prótesis prescrita.

-         Nombre y apellidos del paciente y su año de nacimiento.

 Debido a lo anterior se confirma que la prescripción es una receta especial, para indicar la necesidad de fabricar un producto sanitario. Su mayor o menor complejidad estribara en las circunstancias fisiológicas del usuario y en la estimación del facultativo que realiza la prescripción.

6.- NO ES CIERTO QUE SOLAMENTE UN DENTISTA PUEDA COLOCAR UNA PRÓTESIS DENTAL AL USUARIO DE LA MISMA

Si lo anterior fuera cierto, los usuarios de prótesis removibles tendrían que ir al dentista siempre que quisieran usar su prótesis, cuestión ridícula. Colocarse la prótesis la puede realizar directamente el propio usuario de la misma y ello con independencia del control del dentista al realizar la ulterior colocación.

7.- ES FALSO QUE EL USUARIO DE PRÓTESIS "NO PUEDA ELEGIR DIRECTAMENTE EL PROTÉSICO DENTAL AL MARGEN DEL DENTISTA"

Es falso que el usuario de prótesis “no pueda elegir directamente el protésico dental al margen del dentista”.
Algunas instituciones de los dentistas están muy interesadas en que los pacientes no puedan elegir al protésico y dan argumentos de todos los colores para justificar tal despropósito.
Para empezar el ciudadano puede elegir lo que quiera, desde el dentista hasta el protésico, le guste o no a los dentistas.
El principio de libre elección es sagrado para el ciudadano hasta el punto que nada impide que pueda no contratar al dentista si este no acepta el protésico elegido por el usuario. También es cierto que un dentista puede no querer trabajar con un protésico elegido por el usuario de la prótesis.
La libertad es el elemento imperante y el que paga elige. Lo preocupante en este aspecto son las consignas de algunas instituciones de los odontólogos tendentes a evitar que un usuario pueda elegir el protésico que ha de fabricar su prótesis. En efecto imaginemos que un protésico es amigo o conocido de una persona que quiere o necesita una prótesis dental. ¿Por qué no puede elegir el usuario a ese protésico?, que a lo mejor le hace una rebaja en la fabricación, o incluso no le cobraría por la relación de amistad.
Saliendo del ejemplo visto no existe una razón de peso para negarle al ciudadano su derecho de elección.
Es una falsedad que el Protésico solo tenga responsabilidad ante el dentista que realizo la prescripción, y ello porque con independencia de esa responsabilidad frente al dentista que prescribe, también siempre se tiene ante los consumidores o usuarios tanto por la legislación civil ordinaria, como por la legislación en materia de Consumidores o Usuarios.
El hecho de que el RD 1594/1994, en su artículo 7 establezca que Los Protésicos dentales tienen plena capacidad y responsabilidad por su fabricación ante el profesional que  prescribió el producto sanitario, no quiere decir que se anule la responsabilidad que también tienen frente a los consumidores o usuarios de prótesis.

En resumen, el usuario si  puede elegir el protésico dental  al igual que puede elegir al dentista e incluso la panadería donde compra el pan (No faltabas más).

Además, el usuario  tiene mayor garantía en  la medida que  puede dirigir su reclamación tanto contra el dentista como contra el protésico.